¿Primeros palos?

por Jens Riis
2006-10-01
 
Empezamos a aprender a jugar a golf por muchas razones: la influencia de los amigos o parientes, curiosidad, intereses empresariales, simple envidia [sana por supuesto] y un largo etcétera. La oferta actual de material es muy extensa y la elección de palos no resulta fácil, ni siquiera para el jugador experimentado. Entonces, ¿qué puede hacer el principiante?

El desarrollo de un buen “swing” de golf no es sencillo. El proceso requiere una buena instrucción técnica, tiempo y mucha paciencia, y lo que menos interesa es iniciarlo con el instrumental inadecuado. Aquí debemos hacer incapie en buscar el palo [o palos] más adecuado y no necesariamente la mejor marca y modelo.

Antes que nada, sea para hombre, mujer o niño, lo más importante es conseguir un palo que facilita [y no complica] el duro camino hacía un “swing” en condiciones. En otras palabras, el primer palo debe ser fácil, cómodo y adaptado a las características físicas del jugador: estatura, fuerza y [muy importante] el tamaño de la mano.

El “grip”
Dicen que la forma de sujetar el palo o “grip” es la base [y la clave] de todo. Antes de pensar en comprar un palo, debemos saber la forma correcta de agarrar el palo, para poder elegir el palo con una empuñadura del grosor correcto para nuestra mano.

La postura
Una vez sujeto de palo, hay que buscar una postura cómoda que permite realizar el “swing”. Aquí la clave es la longitud de la varilla en conjunto con el ángulo que forma la cabeza del palo con la varilla o “lie”.

Sensaciones: “flex” y peso
Lo de manos y postura no resulta demasiado complicado pero quizás lo más difícil para el principiante es saber que tipo de varilla va a aportar las mejores sensaciones a la hora de golpear la bola. Elegir la varilla adecuada es uno de los trabajos fundamentales para los que fabrican palos a medida, pero para iniciarse [generalmente] resulta más sencillo y práctico utilizar una varilla “estándar”: “Regular” para hombres, “Lady” para mujeres, “Senior” para mayores y “Junior” para niños/as.

¿Un palo o varios?
Para salir al campo se necesita un mínimo de cuatro o cinco palos, pero para empezar a aprender, se puede arreglar perfectamente con uno o dos. Para la mayoría de los seres humanos, los palos más difíciles de manejar son el “drive” y los hierros largos con cabeza tipo “blade” y de varilla rígida. Como buscamos facilidades vamos al lado opuesto y una buena elección puede ser un hierro 7 tipo “cavidad” con varilla relativamente flexible, que se adapta a nuestras características físicas.

Un vez aprendido los fundamentos, podemos ampliar el conjunto para incluir quizás un “putt”, un hierro 9 o “wedge” para golpes cortos y un palo de mayor alcance como un hierro 5 o quizás una madera 3 o 5. Una alternativa aconsejable a medio plazo puede ser una bolsa con medio-juego. Así con algo como hierros 5,7,9, “Sand”, madera 3 y un “putt”, el jugador tiene más que suficiente material para salir al campo y jugar todos los partidos y competiciones que quiere.

¿Palos a medida?
Un comentario que escuchamos con frecuencia es, “No soy bueno, no noto la diferencia”. Curiosamente, funciona al revés, ya que el buen jugador puede pegar buenos golpes con casi cualquier palo, mientras el principiante sufre mucho más el peso del material no apropiado. Dicha de otra manera, la buena técnica de un jugador experimentado auyda superar las deficiencias del material que tene en sus manos, pero el novato las sufre y muchas veces sin saberlo. Por eso es tan importante que el principiante tiene palos medianamente adaptados a sus características.

Esto no quiere decir que para empezar hacen falta palos a medida. Nada de eso, solo hay que seguir los consejos aquí para tener unas herramientas de juego razonablemente adaptadas a los requisitos físicos. Una vez conseguido la base técnica necesaria, se puede pensar en gastar en un juego de palos a su auténtica medida.

Niños
Una solución típica para niños es recortar unos palos viejos del padre [o del abuelo] y ¡a jugar! Aunque este método resulta la mar de económico, es lo peor para el pequeño aprendiz. El palo de mayor recortado resulta demasiado rígido y pesado para el niño, y la empuñadura es muy gruesa para que sus maños pequeñas la sujeta con comodidad.

Otro problema es que los niños siguen creciendo y hay que cambiar con frecuencia, pero hay palos de niño bastante económicos, ligeros, flexibles y con la empuñadura diseñada para mano pequeña. Simplemente hay que buscar un hierro 7 que se acopla a la estatura del niño según la tabla que ponemos a continuación:

Palos para niño/as
Altura Longitud recomendado del hierro 7 (talón al final del “grip”)
100 cm60-62 cm
105 cm62-65 cm
110 cm65-67 cm
115 cm67-69 cm
120 cm69-71 cm
125 cm71-74 cm
130 cm74-76 cm
135 cm76-78 cm
140 cm79-80 cm
145 cm81-84 cm
150 cm84-86 cm
más de 155 cm pensar en palos para mujer o hombre

Nota: Para cada 5 cm de crecimiento, hay que añadir unos 2,5 cm de longitud al palo.


 Página principal

 ¿Porqué palos a medida?

 Componentes

 Servicios

 Formulario de Medición

 Medición online

 Elegir varilla


Contáctenos

Jens Riis *

Josefa Valcárcel, 12 Ch-5
28027 Madrid
Tel/Fax 913 205 911
Móvil: 616 339 569

E-mail: golf@jrnet.com

* Formado y titulado "Custom Club Fitter" por Dynacraft

para varillas "gordas"

Ahora disponemos de Grips Crossline especiales para varillas "oversize": tipo Makser y TaylorMade Bubble.

Cancha de prácticas y clases de golf

Alcalá 525
Centro Deportivo
C/Iquitos (esq. C/Miami)
MADRID
Tel: 913 205 028


Página desarrollada por Jens Riis
All Rights Reserved: 1995 - 2017